El líder que enoja su gente

El líder que enoja su gente
Por Dr. J. R. Román
Es sorprendente la energía que se malgasta en luchas sin causas y sin propósitos. Conozco muchos líderes que durante los pasados 20 años, se han dedicado a comenzar proyectos y todos estos han finalizado de la misma manera, sin resultados.
Me pregunto porque será que existen tantos buenos lideres que no consiguen los resultados que aspiran. Si hicieran un análisis y ven el esfuerzo, el tiempo, los recursos que han invertido durante estos pasados años en tantos proyectos distintos, sin producir los resultados que desean. Hay una característica en común que tienen estos líderes que se dedican a enojar su gente.

1. Su prioridad son ellos, su ambición por sobre salir y su capacidad para imponer sus ideas sin dar oportunidad a que otros líderes expongan sus ideas y se desarrollen. Lo que sucede es que cuando se encuentra con una persona similar , que piensa en ellos primero, que no le interesa el beneficio del grupo y que su prioridad es sobre salir, es lo que llamamos dos huyes machos en una misma jaula. Uno de los dos tiene que abandonar el barco. Por eso vemos estas personas que no importa en qué grupo se desarrollen, en la iglesia, en los negocios, en la familia, en la política siempre están peleando y criticando lo que otros están tratando de hacer.
2. Otra característica que tienen estas personas es que no tienen una visión a largo plazo, no tienen una meta definida, un destino a donde llegar. Están viviendo una vida agitada , apresurada y concentrada en como ellos pueden satisfacer su ego, como van a recibir el reconocimiento de su grupo y si esto no se logra le produce una satisfacción y un malestar donde tienen que ir a buscar un nuevo grupo por que este ya no le satisface.
3. Tienen un espíritu de critica que no pueden ver las cosas buenas que están haciendo sus compañeros. Si ven a alguien en su grupo que se destaca, por sus talentos, habilidades y logros. Lo ven como una amenaza a su desarrollo personal y a su liderazgo. Se le hace difícil celebrar y aceptar las victorias de sus compañeros y están enfocado en identificar las debilidades y deficiencias de ellos. Y muchas veces pierden grandes talentos y recurso humanos por que estos buscan otras opciones que le acepten, le reconozcan y dejan al líder solo.
4. Otro elemento que causa esto, es la falta de confianza entre el grupo. Que cada uno este defendiéndose, protegiéndose y tratando de ser mejor. Esa competencia impide que se unan las fuerzas para poder trabajar juntos en conquistar las metas donde todos nos beneficiemos y podamos lucir bien. No hay un espíritu de unidad.
5. Otra característica que dividen los grupos son los rumores los chismes y comentarios que sabotean la confianza del liderazgo y la unidad de propósito.
Este tipo de cáncer emocional hace que las personas tengan un espíritu de crítica la energía que se debe de invertir en hacer y lograr lo que hay que hacer, se invierte en crear atmósferas de desconfianza, inseguridad y miedo.

¿A dónde ha llevado estas situaciones de división y enojo a nuestro país, nuestras organizaciones y a nuestro gobierno? A que tengamos unos sinnúmeros de personas resentidas, envidiando los éxitos de sus compañeros, criticando todo esfuerzo que se hace para mejorar y una falta de confianza donde no hay nada bueno y nada está bien. En los pasados 20 años hemos visto como se ha afectado la calidad de servicios públicos, la calidad de la educación, la calidad de la salud, en general la calidad de vida del pueblo. Mientras no sanemos a los líderes y desarrollemos facilitadores para deshacer una cultura, de confianza, de unidad, de estabilidad, de propósitos en común, no vamos a poder tener estabilidad en nuestras organizaciones.

Tengo una recomendación para estos líderes que han trabajado duro, han pagado un precio alto y no han tenido los resultados que aspiraban.
1. Identifique cuáles son sus fortalezas. Dónde quiere invertir sus recursos y su tiempo para conseguir esos resultados que aspira.
2. Haga un inventario de las áreas de su vida que debe de mejorar, como su carácter, comunicación, su confianza, y su propósito
3. Identifique las relaciones que puede sanar. Aquellas personas que tienen buenos recursos, que han sido leal y que pueden integrarse a su equipo.
4. Pida perdón aquellas personas con la que ha tenido problema, esto producirá un sentido de sanación y liberación.
5. Convierta todas estas experiencias negativas, en experiencias de aprendizaje. Pregunte que aprendió de estas situaciones, que está dispuesto hacer para mejorar y no cometer los mismos errores.
Finalmente, reinvéntese, redescubra lo que falta por hacer, reviva las experiencias positivas que ha tenido como líder, e identifique el legado que quiere dejar a las futuras generaciones.

El Dr. J. R. Román, es conferenciante Internacional, Para más información: www.motivando.com 407-294-9038/1-800-393-9038 escriba a nuestragenteorg@yahoo.com

Be Sociable, Share!

Leave a Reply