Archive for diciembre, 2009

Cambie su estado emocional

Jueves, diciembre 17th, 2009

Cambie su estado emocional
Por Dr. J. R. Román

Los pensamientos influyen en nuestro estado de ánimo, hay muchas personas que están todo el tiempo quejándose, lamentándose, todo para ello es negativo y lamentablemente contaminan todo lo que les rodea y quienes les regodean. . Dado que nuestros pensamientos determinan nuestros estados de ánimo, los pensamientos positivos pueden convertir nuestro estado de ánimo en uno energético y esperanzador, mientras que los pensamientos negativos incesantes y abarcadores pueden hundirnos en la desesperación y en la depresión.

El secreto de una persona exitosa y saludable, está en la capacidad que tiene de renovar sus pensamientos. Nos acondicionamos a enfocarnos en lo que no funciona, en lo que no tenemos. Los pensamientos se convierten en sentimientos y estos dependiendo que tipo de pensamientos sean o nos ayudan a sentirnos bien o a sentirnos mal. Si usted en este momento no se siente satisfecho en la forma que está pensando, tiene la oportunidad de cambiar.

Tenemos miles de hora vividas y grabadas en nuestra memoria que nos confirman que tenemos experiencias positivas , bonitas, agradables, pero muchas veces pasamos más tiempo en las experiencias negativas que nos incapacitan y nos paralizan. No, nos damos cuenta que nuestros pensamientos, están produciendo estados emocionales basados en lo que nos está sucediendo, que necesariamente no es positivo. Hay que aprender a dirigir nuestros estados emocionales entendiendo que nuestros pensamientos están saliendo automáticamente, trasmitiendo un sentimiento que no necesariamente nos enriquece. Cambie sus estados emocionales a través de sus relaciones amorosas, la música, los alimentos, la oración, la lectura. Recuerde que nuestro comportamiento es consecuencia del estado emocional en que nos encontramos. Es importante revisar y estar consciente que tipos de pensamientos estamos produciendo diariamente. Si nuestros pensamientos producen, preocupación, desconfianza, coraje es imposible que podamos disfrutar de tranquilidad, de amor, de confianza, salud y seguridad. De esta manera nuestras creencias, actitudes, valores y experiencias pasadas van afectar la forma en que nos comportamos. Todo esto nos lleva a tomar una decisión, porque no es lo que está sucediendo en nuestra vida, sino como lo estamos interpretando.

Revise lo que está escuchando, lo que está viendo y sintiendo en estos momentos. No se enfoque en esos pensamientos negativos que llegan y se quieren alojar en su mente. No los fortalezca. Puede ser que usted en estos momentos, este frente a grandes retos, pero espere lo mejor, desarrolle pensamientos de expectación positiva. Dígase a usted mismo que esta adversidad o este problema es una oportunidad para crecer, que ha estado en momentos más difíciles y lo ha superado. Comience a hablarse de una forma diferente, a verse de una forma diferente, a esperar resultados diferentes. Si usted no asume el control de sus pensamientos, las adversidades y la gente que le rodea podrán influenciar en el tipo de pensamiento que usted producirá. Si continua enfocándose en lo que no quiere conseguir, en lo malo que están las cosas, en las dificultades que pueden presentarse en el futuro, no tenga la menor duda que lo que recibirá será eso en abundancia. Pero si por el contrario comienza a enfocarse en sus fortalezas a comunicarse con usted en una forma positiva, a interpretar las adversidades como oportunidades y comience a creer que lo mejor de su vida viene de camino.

El Dr. J. R. Román, es conferenciante Internacional, autor de varios libros. Para más información: www.motivando.com 407-294-9038 o 1-800-393-9038, escriba a nuestragenteorg@yahoo.com

!Disfrutemos la Navidad!

Miércoles, diciembre 9th, 2009

¡Disfrutemos de la Navidad!
Por Dr. J.R. Román

Muchas veces celebramos eventos y no conocemos el propósito por el cual celebramos. Esto puede estar pasando con la Navidad. Se invierten millones de dólares en promover la navidad y no estamos conciente que el propósito de la navidad es la celebración del nacimiento del niño Jesús. Navidad es: Emanuel, Dios con nosotros. El Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de paz, El hijo de Dios, que vino al mundo para reconciliar al hombre con Dios. El regalo más grande que hemos recibido es el nacimiento de un niño que es engendrado por el espíritu santo.

El espíritu de navidad debe ser uno de alegría, de armonía, de amor y de Paz. Debemos darle gracias a Dios por la oportunidad que tenemos de celebrar la navidad junto a nuestros familiares, en un ambiente lleno de amor y con fraternidad. La navidad es una excelente época para perdonar. De la misma manera que nuestras ofensas y pecados fueron perdonados. El perdón es un elemento que produce sanidad. Cuando perdonamos nos liberamos, dejamos salir la amargura, el resentimiento y el odio. Estos sentimientos, son dañinos nos atan, nos enferman el alma y nos nubla el gozo que debemos sentir por ser libres e hijos de Dios.

Esta época del año ofrece una excelente oportunidad para meditar analizar y visualizar ¿En dónde estamos?, ¿Qué hemos realizado, y que cambio debemos de hacer para mejorar nuestra calidad de vida, la de nuestra familia y la de nuestra gente. A menos de unas semanas para que termine este año y comience el 2010, tenemos una excelente oportunidad para revisar nuestras metas. Preguntarnos: ¿Cómo estamos en nuestra área física, familiar, espiritual, profesional y financiera? Cuando tenemos una radiografía exacta de las áreas que debemos mejorar nos entra un espíritu de lucha, de expectación positiva y motivación que nos da significado para vivir mejor y disfrutar cada día porque tenemos el privilegio de vivir. Éste puede ser un tiempo excelente para tomar control sobre nuestra propia vida y hacer aquello que verdaderamente es importante.

De todo lo que representa esta época del año, el amor y la confraternidad que se respira entre nosotros es lo que más nos debe motivar. El amor esa fuerza que cura nuestras diferencias, es la fuerza que nos alimenta el deseo de vivir y nos ayuda a enfrentarnos los momentos difíciles que tenemos que vivir. Del amor que hablo es el amor de Dios, que produce una tranquilidad, una templanza, paz profunda en el interior de la persona. Exploremos el verdadero sentido de las fiestas navideñas y tratemos de rescatar el espíritu cristiano de ésta temporada.
De igual manera respetemos las diversas formas de pensar de quienes no coinciden con nosotros. Es tiempo de regresar a los actos básicos de generosidad, buena voluntad, buenos deseos, armonía, sencillez de vida, siguiendo el ejemplo de quien hace aproximadamente más de dos mil años nos enseño el camino a seguir como cristianos. Usted puede hacer la diferencia esta navidad.

“Santa la noche cuando nació Jesús, se cuenta que sucedieron cosas extraordinarias Debemos dar gracias a Dios por el regalo que hizo a la humanidad enviándonos a su hijo amado, rey de reyes y Príncipe de paz”.

¡Les deseo una Feliz Navidad y un prospero año 2010 lleno de muchas bendiciones!!

El Dr. J.R. Román, es conferenciante Internacional, autor varios libros. Para más información: www.motivando.com 407-294-9038/ 1-800-393-9038- 787-977-5000 nuestragenteorg@yahoo.com